HAY DEFLACION “BUENA Y MALA”- Nov 18,2015

Me permito participar en el debate que han lanzado Vicente Albornoz, Franklin López y Walter Spurrier alrededor de la inflación o eventual deflación en el Ecuador.

Es importante volver a las definiciones básicas:

  • INFLACION: es el alza continua de todos (o casi todos) los precios de los bienes y servicios.
  • DESINFLACION: es cuando sigue habiendo inflación (siguen subiendo los precios) pero a un menor ritmo.
  • DEFLACION: (lo contrario de la inflación): es la disminución continua de todos (o casi todos) los precios de los bienes y servicios.

En el Ecuador, en los últimos 50 años, normalmente hemos tenido inflación. Era de alrededor del 10% en la década de los 70, luego fue subiendo paulatinamente hasta acercarse al 100%  un par de veces en el período. Tuvimos un solo momento importante de desinflación, entre 1992 y 1995, cuando bajó hacia el 20-25% anual, y luego obviamente gracias a la dolarización cuando nos situamos por debajo del 5%. Y deflación no la hemos visto desde hace 100 años (ojo: cuando en ciertos meses de ciertos años, sobre todo entre Junio y Agosto, hay un índice de precios negativo, en realidad no es deflación porque ni es continuo ni se refiere a casi todos los bienes y servicios, sino solo a ciertos productos agropecuarios importantes como arroz o azúcar).

Cualquiera de estos fenómenos es el resultado de desajustes entre la oferta y la demanda, que se equilibran a través de dos mecanismos: a)menores o mayores cantidades (volumen), y b)menores o mayores niveles de precio (que en caso de ser continuos se convierten en inflación o deflación).

¿Por qué se dan desajustes entre la oferta y demanda que eventualmente llevan a inflación?

Esencialmente porque los desajustes temporales y localizados, normales en cualquier economía en cualquier momento (hoy puede haber escasez de cierto tipo de pan en ciertas zonas, o puede haber exceso de ahorro) y que se absorben por el propio proceso de mercado, se convierten en desajustes continuos, sobre todo por la intervención monetaria de los Bancos Centrales en mantener tipos de interés demasiado bajos o creaciones continuas y excesivas de dinero.

¿Por qué se dan desajustes entre la oferta y demanda que eventualmente llevan a deflación?

Aquí es donde surge la deflación buena y la mala.

1)BUENA, BASADA EN PRODUCTIVIDAD

El proceso económico positivo consiste en que haya aumentos de productividad gracias a mejores procesos, nueva tecnología, nuevos productos, es decir se utilizan menos recursos para producir lo mismo, o los mismos recursos para producir más y/o mejor.

Estas ganancias en productividad son la esencia del desarrollo económico porque permiten varias cosas: a)menores precios de los productos, b)mejoras salariales para los empleados, c)más utilidades para los capitalistas, d)más satisfacción para los compradores.

Hasta hace 100 años o algo más, un ajuste importante era el 1), es decir baja de precios, y como el proceso de mejoras en productividad era continuo, esto se convertía en deflación, la que a su vez permitía el 2), es decir mejoras en salarios reales sin que los salarios tuvieran que subir. La deflación era parte del círculo virtuoso de la economía, que además implicaba un aumento del ahorro porque la deflación lo incentiva (el ahorro y los activos “valen” más  en deflación, mientras la inflación desfavorece el ahorro y fomenta el crédito).

2)MALA AUNQUE NECESARIA, ALREDEDOR DE LAS BURBUJAS

Desde hace 100 años o más, sobre todo con el inicio de los Bancos Centrales estatales, se tendió cada vez más a la manipulación del dinero (creación de dinero para financiar al gobierno y bancos) y a creer que era necesario tener inflación porque eso ayudaba a impulsar la economía (como una forma de “aceitar” la circulación económica), o en el mejor de los casos a aceptar la inflación como un mal menor frente a la necesidad de empujar la producción.

Esta visión es la que convirtió al siglo XX en el siglo de grandes procesos inflacionarios e hyperinflacionarios que implican la subida continua, descontrolada y desmedida de los precios de todos los bienes y servicios de la vida diaria.

Pero además, dio nacimiento a algo similar pero diferente, las burbujas (también las hubo desde el siglo XVII por razones algo diferentes) en las cuales lo que se dispara es el precio de los activos: inmuebles, acciones etc…, y paralelamente claro salarios y otros precios importantes.

Y esas burbujas inevitablemente revientan, lo cual requiere que la economía retorne a su estado de equilibrio con precios en promedio más bajos (unos muchos más bajos, otros menos). Esa deflación ligada al estallido de la burbuja es necesaria, pero complicada, porque no todos los precios se ajustan igual y sobre todo algunos (como los salarios) no se ajustan por limitaciones legales y otros por su propia naturaleza (las tasas de interés nominales negativas existen pero son complejas), además que la gente no gasta en espera de precios aún más bajos. Generalmente los gobiernos intervienen para evitar que se dé todo el ajuste necesario como en Japón desde hace 20 años o muchas veces incluso quieren tener inflación en lugar de deflación, es decir simplemente evitar el ajuste de precios, como es el caso actual en Europa. En esas situaciones lo único que se logra es posponer el inevitable ajuste y la economía se mantiene adormecida por mucho tiempo.

Eso es lo que está sucediendo en el Ecuador: estalló la burbuja  generada por el petróleo y el gasto público (es lo que yo señalaba en un post anterior: el PIB actual no es compatible con las nuevas circunstancias de la economía), y ahora se requiere un ajuste deflacionario que es necesario pero no fácil, porque hay frenos legales en salarios, frenos en los intereses, gasto público etc…Y al existir esos frenos, el ajuste es muy complejo sobre todo para las empresas, porque las deudas se tornan muy difíciles de pagar , la rentabilidad disminuye y el mercado se comprime (ojo: veremos entre otras cosas cómo la relación deuda/PIB del gobierno “que supuestamente era muy manejable” ahora irá aumentando)

Al estallar la burbuja, tendremos una combinación de decrecimiento de volumen y de precios en la economía ecuatoriana, y hay que dejar que ese ajuste se haga aunque sea doloroso porque evitarlo es aún peor en el mediano plazo … a no ser que logremos transitar rápidamente hacia el modelo de desarrollo basado en productividad. Difícil.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6 thoughts on “HAY DEFLACION “BUENA Y MALA”- Nov 18,2015

  1. Querido PLP:
    El maestro Huerta de Soto dio una conferencia sobre este tema muy interesante:

    Sobre la deflación, puede haber mucha que sea por pago de deudas (por tanto eliminación de la masa monetaria).
    Si creemos que estamos en una burbuja de deuda, probablemente parte de la salida tendrá que pasar por reducción de la misma, y por tanto habrá que pasar por una deflación (a nivel global, y puede que de Ecuador también).

    Un placer leerte como siempre.

    Luis E.G.

    Like

    • Sin duda Luis hay que pasar por un ajuste del PIB que en parte se dara via cantidades en parte via precios (deflacion), a no ser que generemos un shock de inversion privada y de productividad … que no se va a dar. Y esto es necesario porque la deuda externa y el petroleo generaron una burbuja estatal que llevo a una burbuja del PIB.

      Abrazo
      PLP

      Like

  2. No sé si llamarla “mala” es apropiado. Pero totalmente de acuerdo que es “necesaria” y “dolorosa”. Pongo de ejemplo: me tienen que operar y ve va a causar dolor, ¿es por eso “mala”? Pero si no me operan me muero. Pero la discusión va más allá de la semántica, por supuesto. La pregunta que viene al caso es el “tiempo que se necesita para restablecer el equilibrio”. Cuando no había bancos centrales, las recesiones duraban menos de un año (consultar el libro de Friedman sobre la historia monetaria de los EE.UU). La intervención monetaria/inflacionaria para tratar de “evitar” la recesión lo que hizo es prolongarlas. Como en el Ecuador no podemos acceder a esta “receta” (esta sí mala) el único remedio es una caída de precios (no necesariamente una deflación definida como un reducción “continua” de precios). Es más, la receta fiscal keynesiana tampoco se puede aplicar porque el gobierno tiene muy poca capacidad de endeudamiento. Entonces, la recesión (si el gobierno toma las medidas de reducción de gasto y quizás una reducción de impuestos) no deberá ser larga. También interesa saber “cuáles” precios serán los más afectados y eso no es muy difícil: bienes raices, alquileres, productos agrícolas de producción nacional. Inclusive se puede pronosticar una caída en salarios y eso porque legalmente es bien difícil y la recesión se va a demorar en la medida que las inflexibilidades labores se mantengan.

    Like

    • Tu planteas algunos temas importantes Franklin, mas alla de la semantica (con o sin comillas):
      1)Que tan largo sera el ajuste de precios en una economia dolarizada, diferente de uan economia donde hay Bancos Centrales que la pueden dilatar? Efectivamente puede ser rapido y por ende no tendria los aspectos negativos de una deflacion continua
      2)Cuanto afectaran en este proceso las inflexibilidades laborales?
      3)Que precio se van a ajustar mas o menos?
      4)Cuanto del ajuste sera via precios y cuanto via cantidades
      Saludos

      Like

      • La duración de una recesión depende en gran parte de la flexibilidad laboral. En el Ecuador, las dos políticas usadas a partir de 1932 (porque en el siglo XIX no había bancos centrales ni keynesianismo, endeudarse era anatema) incrementar la masa monetaria o aumentar el gasto fiscal via deuda no pueden utilizarse porque no el BCE no puede aumentar el circulante (tal vez sí un poco, pero no mucho) y la capacidad de endeudamiento también está muy disminuida. Consecuentemente, estamos como en el siglo XIX con la diferencia que entonces había flexibilidad laboral y los precios se reducían ajustándose a las condiciones económicas por lo cual las recesiones no duraban más de un año. Cuando vino la Gran Depresión que estaba durando casi tres años, se utilizó la política fiscal, como sabemos. No obstante, la caída de la demanda efectiva (reducción de inversión privada se dijo) )se debió a más de un factor : entre los más notables, el Fed no aumentó la masa monetaria, hubo una ley proteccionista que se extendió a muchos países (beggar-thy-neighbor o empobrezcamos al vecino), otra que se prohibía el flujo de oro y ya se había establecido el salario mínimo. Todo esto contribuyó a que la recesión durara más de lo común.
        Volviendo al tema del Ecuador, creo que hay un buen ejemplo de qué y qué no es lo que hay que hacer. Es Grecia. Se quiso evitar las medidas de austeridad (lo que se le ha sugerido que haga este gobierno) y la situación empeoró. Se quiso salir de la eurozona y los griegos dijeron NO, corrieron a sacar sus euros y casi dan de quiebra a toda la banca. Se quiso subir los impuestos y salieron en masa a las calles a protestar. Los precios de los bienes raíces y los alquileres se fueron en caída libre. Un gran número empresas dieron de quiebra porque no podían mantener a sus empleados ni para pagar la jubilación patronal (el desempleo todavía bordea el 25%).
        Estas son las malas noticias: MARESA, 2 500 empleados y cierra en enero; MARATHON SPORTS despide 90; KAO 79; EL GRIEGO quebró y despide 40; URBANO cierra y sacará 600 hasta enero; NOVARTIS cierra y despide 290; MERCK SHARP deja afuera 70; ¡HERDOIZA despide 3 000!; TECNICAS GENERAL DE CONSTRUCCIONES despide a 400.
        Creo que esto es una muestra por donde caerán los precios. Además de la industria inmobiliaria, los bienes de “lujo” como camisetas y otros artefactos deportivos, salones de belleza, línea blanca, inclusive medicinas (esas que salvan vidas pero cuestan mucho como las del corazón, riñones, etc.) Los ajustes vienen no solo por precios sino también por cantidades. Las inflexibilidades son las razones por las cuales la duración se prolonga. La más grave es la laboral, pero también hay otras como los costos “contratados” que hay que pagar o los costos de reducir inventarios.
        Por último, lo que tiene que hacer el gobierno es lo que hizo Portugal. Eliminar los costos de los “lujos” como la Secretaría del Bien Vivir, eliminar los ministerios “coordinadores” y fundirlos en uno solo. Vender activos (ya lo están haciendo con las gasolineras) como Yachay Tech. Reducir los gastos en propaganda (este año fueron 288 millones) y los viajes. Eliminar embajadas y consulados en lugares que no tienen importancia para el Ecuador. Ahora que el precio de la gasolina está bajo se puede eliminar el subsidio. ¿Poner peajes a las carreteras? En fin, había que ir con un “duro” de ministro de finanzas para ejecutar estos planes. Si no se hace, la recesión se dilatará como en Grecia.
        También sugeriría a PLP como ejemplo de lo que hay que cortar: CENDES, que fue el antecesor de YACHAY, el FONAPRE, la Junta de Planificación que sacaba unos planes de cientos de páginas que nadie leía. ¿Qué más eliminaste? Eso es lo que se requiere: una hacha y una mano firme.

        Like

  3. Hoy se me ocurrieron otras medidas de austeridad: Vender el Banco del Pacífico (a lo mejor el Santander se interesa) Así mismo vender Gamavisión y TC porque cuando el gobierno se las apropió se dijo que eso lo haría en cuestión de 6 meses. Vender uno de los dos aviones. El gobierno debe dar muestras de que en realidad busca solucionar la crisis. Así RCD y AP pudieran recobrar credibilidad.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s