REFLEXIONES ALREDEDOR DEL DRAMATICO TERREMOTO- Abril 27,2016

Aunque la dolorosa situación humana en el país, amerita que le dediquemos toda nuestra atención y solidaridad, lamentablemente no podemos olvidar que la economía es parte de la vida diaria de la gente, y cuanto mejor se maneje, menor será el impacto adicional al luto que estamos viviendo.

La ecuación básica para enfrentar los efectos del terremoto debería ser, en orden de importancia:

1)Reducción y priorización del gasto público

2)Movilización de los recursos propios de la sociedad (donaciones, inversiones, solidaridad, mingas, etc..)

3)Deuda

4)Impuestos, que en todo caso deberían ir a un fideicomiso controlado. Mejor aún si, en lugar de más impuestos, la gente pudiera tener incentivos para adelantar impuestos futuros (en circunstancias como estas, es mejor que el gobierno se endeude de esta manera con los propios ciudadanos, en lugar de endeudarse afuera, o crear nuevos impuestos que fácilmente se convierten en permanentes aunque se diga lo contrario).

Pero desgraciadamente el orden que el gobierno ha escogido es exactamente al revés:

1)Impuestos

2)Deuda

3)Movilizar a la sociedad

4)Reducción y priorización del gasto público

Y esto lo hace porque quiere mantener su filosofía básica de que el gobierno es y debe ser el eje de la sociedad. El poder que ha quitado a lo demás (ONGs, organizaciones de la sociedad, empresarios) no se los puede devolver ni en esta oportunidad.

Veamos algunas cifras y conceptos alrededor de este drama humano con implicaciones económicas importantes.

1)IDEAS CLAVES PARA SIEMPRE RECORDAR

1.A

Cuando el gobierno cobra más impuestos (o se endeuda, que equivale a impuestos diferidos) para aumentar el gasto, no solo hay que hacerse una pregunta difícil en sí misma ¿cuál es la utilidad de ese gasto?, sino una pregunta más complicada ¿cuál es esa utilidad frente a la alternativa que hubiera sido dejar el dinero en manos de la gente?. Por eso la estrategia número 1 debe ser reducir y priorizar el gasto público, porque hay una enorme cantidad de gastos inútiles. Y peor aún en caso de catástrofes: la gente sabe mejor cómo gastar el dinero para recuperar su patrimonio y producción.

1.B

El primer impacto de un terremoto es la destrucción de activos (que se fueron acumulando con el esfuerzo y ahorro de la gente en el pasado). Parte del crecimiento del PIB (de la economía) en los años siguientes a un terremoto es solo para recuperar ese patrimonio perdido.  Por eso hay que ser cuidadosos, el PIB debe crecer para lograr ese resultado, pero ese crecimiento durante un tiempo no significa que la gente está mejor, sino solo que va recuperando lo perdido.

2)CUÁNTO HUBIÉRAMOS TENIDO EN LOS FONDOS

Empecemos con este tema, porque no hay duda que de haber dispuesto de ahorros líquidos (los famosos “fonditos”) otra sería la situación.

Una de las formas de haberlos constituido es (como en Chile con el cobre) en lugar de contabilizar y utilizar todo el ingreso petrolero actual, más bien establecer un ingreso promedio de los últimos años, y la diferencia entre el ingreso actual y el promedio del pasado enviarlo al fondo de estabilización. El Gráfico Nº 1 nos muestra en el caso ecuatoriano lo que fue el precio de mercado y el precio promedio de 5 y 10 años que pudimos utilizar (tomado del libro a ser publicado próximamente “La Culpa es de las Vacas Flacas”, Pablo Arosemena / Pablo Lucio Paredes)

Es decir en lugar del precio promedio efectivo del petróleo de USD 71 entre 2007 y 2016, más bien vivir con USD 66 dólares (promedio de 5 años) o USD 51 dólares (promedio de 10 años). En el primer caso (ver cuadro #1) esto hubiera generado hasta el 2014 un fondo de ahorro adicional de USD 12.500 millones, de los cuales hubiéramos utilizado USD 8.000 millones en 2015 y 2016 para ayudar en la crisis petrolera, y nos quedarían alrededor de 4.500 millones para, por ejemplo, el terremoto. En el segundo caso, las cifras son de USD 22.500 y USD 6.000 millones de dólares respectivamente, es decir habría aún 16.000 millones para desastres naturales.

Conclusión: un fondo calculado incluso de la manera más sencilla (promedio de los últimos 5 años), hubiera sido de gran ayuda frente a la caída del precio del petróleo y al terremoto.

GRÁFICO Nº1

chart 1

Fuente: BCE   Elaboración: “La Culpa es de las Vacas Flacas”  Pablo Arosemena / Pablo Lucio Paredes

CUADRO Nº 1

chart2

Fuente: BCE   Elaboración: “La Culpa es de las Vacas Flacas”  Pablo Arosemena / Pablo Lucio Paredes

3)CUANTOS RECURSOS SE RECAUDARAN

Como no hay ahorros, debemos pasar a la opción principal del gobierno que es cobrar más impuestos. Hay varias estimaciones al respecto.

Por ejemplo la de Merryl Lynch, citado por 4Pelagatos el 22 de Abril 2016:

chart 3

Y según  Martín Pallares recogiendo opiniones de expertos (21 Abril 2016 – 4Pelagatos):

“Fausto Ortiz … sostiene que con el aumento de dos puntos del Impuesto al Valor Agregado, IVA, se podrá tener mil millones en un año, otros 500 millones con el impuesto adicional al patrimonio y 70 millones con el día de sueldo. En total 1 570 millones”

…Mauricio Pozo … el aumento al IVA permitirá recoger unos 700 millones de dólares. El impuesto al patrimonio podría representar otros 250 millones, con lo poco que se recaude en las utilidades (dudo que haya utilidades este año, dice) y con aquello que resulte del día de sueldo se podría llegar, con suerte, a los 1 500 millones. Esto, dice, siendo muy optimista…”.

Conclusión: cálculos más, cálculos menos, el gobierno recaudará alrededor de 2.000 millones (2% del PIB) incluyendo el nuevo endeudamiento.

4)EL COSTO DE LA CRISIS

Es un tema muy difícil de determinar “desde afuera”, además que muchos estudios muestran que generalmente se tiende a sobreestimar los costos en los momentos iniciales de una catástrofe.

Según la misma Merryl Lynch citada por 4Pelagatos:

“Estudios preliminares del Gobierno sobre el daño están en alrededor de los 3 mil millones de dólares, una cifra consistente con la magnitud del terremoto y el hecho de que no haya sido afectada la infraestructura más importante del país.

…cuando ocurren desgracias como éstas, los gobiernos solo pagan por una fracción del costo de la reconstrucción. Esto es así porque es el sector privado el que normalmente asume el costo del daño para restablecer sus actividades productivas y algo del daño es cubierto por las aseguradoras. En el caso de la reconstrucción del sector privado, es normalmente suficiente para el sector público cubrir parte de los costos de la reconstrucción y generar incentivos para el sector privado para solucionar el resto. El sector público tiene que financiar la reconstrucción de la infraestructura pública. Ahí ya está el incentivo. Esto significa que en casos como estos, el sector público paga alrededor de una tercera parte de los gastos … el ejemplo de Chile tras el terremoto del 2010. En ese caso el gobierno solo pagó el 28.1% del daño total…

Merryll Lynch dice sobre la base de estudios preliminares: “estimamos que los gastos públicos para la reconstrucción podrían aproximarse a 1.060 millones de dólares en los años 2016 y 2017. En todo caso, el gobierno tendrá disponible 2.4 mil millones de dólares luego de que pasen las reformas. En otras palabras, los recursos adicionales serán claramente excesivos en relación a las necesidades de la reconstrucción, al menos dadas las actuales evaluaciones (…)”.

Otra opinión que recoge Martin Pallares:

“…Si a esos cálculos presidenciales se suma el lucro cesante que habrá en toda la región, el monto será seguramente mayor. No menos de 5 mil millones de dólares, según Pozo”.

Según Manuel Gonzalez en su excelente blog “Economía en Jeep”:

Un estudio del BID … estima, a través de un modelo de regresión, las variables que explicarían de mejor manera el costo asociado a las catástrofes … Utilizando los valores de estas variables para Ecuador se obtiene que el costo del reciente terremoto, dependiendo de las variables utilizadas, estaría entre $500 y $600 millones en moneda del 2009 (entre $550 y $660 millones del día de hoy). Este costo no incluye la producción perdida por la pérdida de recursos productivos.

Actualización 21/4/2016: Roberto Andrade me pasó este enlace de la United States Geological Survey que indica que la probabilidad que las pérdidas económicas por el terremoto sean de menos de $1,000 millones es de 82%, y que se espera que sean menos del 1% del PIB.

Actualización 22/4/2016: Si se hace la estimación del costo únicamente para países en desarrollo utilizando el estudio del BID, se obtiene que para Ecuador el costo estaría entre $440 y $570 millones de hoy. Por otro lado, David Torres me alertó que en el mismo estudio del BID hay una regresión para estimar el costo de terremotos por separado. En ese caso, el costo estimado para Ecuador superaría los $2,000 millones si se considera la magnitud del terremoto que aparece, extrañamente, con un signo negativo, aunque no significativo. Si se descarta esa variable, el costo estimado bordearía los $4,800 millones. Estos últimos resultados deben interpretarse cuidadosamente, en particular porque el número de observaciones es sustancialmente menor que los costos estimados presentados más arriba, por lo que las estimaciones son menos precisas…

…¿Cuál fue el costo del terremoto en Chile?
….La pérdida total, incluyendo infraestructura y producción perdida, s
e contabiliza en $24,000 millones ($11,000 millones infraestructura pública + $10,000 millones infraestructura privada + $3,000 millones pérdidas económicas), o un 12% del PIB. Al inicio se produjo una contracción del PIB, pero en el trimestre siguiente la producción se aceleró más de lo esperado, cerrando el año 2010 con un 5.8% de crecimiento.

Aquí hay algo importante: Un terremoto causa daño a la infraestructura tanto pública como privada, y el estado es responsable de financiar sobre todo la infraestructura pública. El costo de reconstrucción de infraestructura pública se fijó en $8,000 millones, o 3.7% del PIB, y $400 millones en gasto corriente.

Y FOCUS también nos resume el costo de algunos terremotos:

chart 4

Revista FOCUS / Abril 2016

Conclusión: es probable el costo en el Ecuador sea del orden de los 4 a 5.000 millones de dólares (incluyendo las pérdidas de producción). De los cuales el Gobierno deberá asumir un 30% a 35%, alrededor de 1.500 millones.

5)CAERÁ AÚN MÁS LA ECONOMÍA

Dice Manuel Gonzalez:

“¿Cuál es el efecto del terremoto sobre el crecimiento?
Un estudio del BID muestra que el consenso en la literatura económica sobre el efecto inmediato de un desastre natural es una reducción en la tasa de crecimiento del PIB. En el largo plazo, en cambio, no parecería haber evidencia de efectos contraproducentes”.

Conclusión: Teniendo en cuenta un aumento de las recaudaciones del gobierno del orden de los 1.500 millones (1.5% del PIB), en el marco de una economía ya en fuerte caída (entre -1% y -4.5% dependiendo de las fuentes), más la incertidumbre general y la caída de la producción de la zona, el impacto sería probablemente una caída adicional del PIB de un 0.5% (más en los próximos meses, menos hacia el 2017) y creciente desempleo. Pero esto hay que minimizarlo, haciendo las cosas correctamente.

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s